Muy poca gente se hace esta pregunta, porque la mayoría de personas que inician esta actividad ni siquiera se dan cuenta de lo que significa, incluso los que en principio tienen éxito no llegan a comprender la magnitud de esta profesión. Es con el tiempo que nos damos cuenta que nada tiene que ver con un sistema de distribución diferente al que ya conocemos, ni con ese producto tan exclusivo que se comercializa, ni tan siquiera con lo más identificativo, los planes de compensación, donde vemos esquemas económicos repartidos por numerosos niveles.

Nada que ver, con el tiempo, como digo, es que nos damos cuenta que todo lo que haya podido suceder tiene que ver con nosotros, con nuestra persona para ser más concretos, con nuestra mentalidad, y afinando aun más, yo diría, que mucho tiene que ver con nuestras creencias, que a veces nos limitan de tal manera que somos incapaces de vencer obstáculos que nuestra propia mente nos impone, convenciéndonos de que no somos capaces de salvarlos.

Es curioso ver como personas exitosas en la vida son zarandeados por esta profesión, donde se encuentran cara a cara con sus miedos, con sus fantasmas, y sobre todo, con la falta de desarrollo personal en la mayoría de los casos. Pero todo se puede aprender, todas las habilidades se pueden desarrollar, solo hace falta una cosa, tener un verdadero “porque” que te empuje constantemente a cumplir tus objetivos, tus sueños.

El network marketing es un verdadero espejo, pero no donde te miras tú, sino donde te miran a ti. Ahí veras cuanta credibilidad inspiras en los demás, familiares, amigos, compañeros, ¿eres lo suficiente creíble como para que te sigan?, si es que si, se abre un camino maravilloso ante ti, si por el contrario es que no, serás uno más de ese 90% de personas que abandonan justificándose con alguna de tantas excusas adheridas a este emprendimiento.

Si eres de los afortunados que continúan, el network marketing te dará un respiro, pero sin relajarte demasiado, el siguiente obstáculo aparecerá en cualquier momento, quizás disfrazado de un súper líder que hará que tu red crezca imparablemente, luego te darás cuenta que lo que en realidad es imparable son sus excusas, y en ti crecerá una nueva duda que quizás te saque del campo de juego.

En este punto deberás entender que necesitas un plus de motivación, es entonces cuando necesitas urgentemente asistir al primer evento que se realice en tu compañía, nada hay como ver cientos de personas como tu, entusiasmadas, con sueños como los tuyos, con problemas igual que tu, pero que sin embargo, los han vencido, y ahí están, encima de la tarima contándote a ti, que tu puedes también.

Ahora sí, ya no hay quien te pare, te dan igual los “noes” que recibas, las burlas y los comentarios del “cuñao” de turno, sabes que lo vos a conseguir y que tu vida cambiara espectacularmente ¡Bien!, algo pasó ¿el qué?, cruzaste esa línea emocional de tu creencia en esta profesión, ahora aprovecha el viento a favor, y ves lo más lejos que puedas, porque el viento parara de nuevo, y tu tendrás que remar.

Una vez vencidos estos primeros obstáculos, tienes que seguir creciendo, desarrollando más habilidades, todas las que puedas, se bueno en comunicarte, desarrolla la habilidad de escuchar, quizás sea la que más éxito te dará, se buen presentador de tu negocio, domina todo lo que tenga que ver con tu empresa, y sobre todo, se humilde y honesto.

Cree firmemente en lo que haces y compórtate ante los demás como si ya hubieras conseguido el éxito, como si ya vivieras la vida de tus sueños, se organizado y constante, aprende, enseña y aprende a enseñar. Hazlo fácil y todo se duplicara.

Cuando mires atrás después de algunos años te darás cuenta de dos cosas, donde estabas y donde estas, y de la persona en la que te estás convirtiendo por el camino.

Queremos que esta industria crezca y sea de profesionales, por eso nos tenemos que olvidar de ese cliché  que dice “cualquiera puede hacer esto”, así como no todo el mundo puede ser abogado, médico o ingeniero, no todo el mundo puede ser Networker, y si de verdad lo quieres ser, tienes que estar dispuesto a pagar el precio, y eso es lo que retira a la mayoría que lo intentan, no están dispuestos, en casi todas las ocasiones, por miedo a no estar a la altura.

Si te preguntas ¿podría ser un Networker?, la respuesta es, si tienes un gran sueño, por supuesto que si.

Mariano Villaraco