Project Description

la-isla-de-la-palmaLa Palma, un paraíso en 700 km²

donde la primavera no termina nunca y existe un paisajes para cada estado de ánimo, desde el verde  más exuberante del norte, hasta el silencioso  sur sembrado de volcanes, que nos recuerda la fragilidad de este trocito tierra.
Muchos mares se juntan en la isla, el océano atlántico que la rodea, el mar de nubes que la protege y el mar de lava, que nos recuerda que la naturaleza siempre exige lo que es suyo, por eso, las gentes respetan lo que tienen, viven con los frutos de su isla y conviven con su orografía peculiar, conocida y respetada sobretodo por los astrofísicos, que han encontrado aquí unos de los cielos más limpios y espectaculares del mundo.

La primera vez que recorrí la isla me recordó otros lugares, su vegetación y ese olor a humedad característico del norte de España, pero a la vez, sabía que estaba disfrutando de algo único, exclusivo, que me encontraría con lugares, paisajes, gentes y gastronomía irrepetible, que solo aquí, en la Isla Bonita, podría encontrarlo.

Acompáñame en este recorrido espectacular, porque estoy seguro que muchos visitareis y disfrutareis, eso sí, cargaditos de tarjetas para vuestras cámaras de fotos, porque La Palma en sí, ya es una foto única.

Santa Cruz de la Palma

fiesta-de-los-indianosLa capital de la Isla, bella ciudad de aire colonial, conserva en su casco histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico, numerosos palacios, edificios de aire colonial y casas de arquitectura tradicional canaria.

El conjunto histórico de Santa Cruz de La Palma incluye algunas de las iglesias más valiosas de la isla, la Iglesia de El Salvador está considerada la mejor de Canarias; En su retablo mayor pueden verse algunos símbolos masónicos. El Convento de San Francisco y las iglesias próximas de San Francisco y la Inmaculada Concepción.

Fuera del núcleo urbano, el Real Santuario Insular de Nuestra Señora de las Nieves, del siglo XVI, es el hogar de la patrona de la isla, considerado el mejor conjunto renacentista de La Palma.

Algunas de las celebraciones que hacen única La Palma son sus festejos, destacando la fiesta de los Indianos por su espectacularidad, en la que se conmemora al emigrante que partió en busca de mejor vida a las Américas  retornando de nuevo a su tierra de origen  habiendo conseguido riqueza y prosperidad.bajada-de-la-virgen

Cuando estos volvían con sus sueños de fortuna cumplidos se les recibía con festejos a su llegada al puerto. Esto es por tanto la semilla, el germen de lo que es hoy en día la fiesta de Los Indianos.

La bajada de la virgen es la fiesta que todos los Palmeros espera, se celebra cada cinco años, los orígenes de esta fiesta se remontan al año 1676, en el que tuvo lugar una

extraordinaria sequía. Ese año, el obispo de las islas, Bartolomé García Jiménez, autorizó el traslado de la imagen de la Virgen de las Nieves (patrona de La Palma) desde su parroquia hasta la localidad de Santa Cruz de La Palma. La Virgen ya había hecho idéntico recorrido en fechas anteriores, como en las sequías de 1630, 1631 y 1632, en la erupción del Volcán Martín (1646y la plaga de langostas, de 1659. El prelado García Jiménez, viendo el fervor popular, resolvió que el devoto acto se repitiese cada cinco años, a partir de 1680.

Los Canarios (Fuencaliente)

volcan-san-antonioDejando atrás la capital y cogiendo la carretera de sur de la Isla quiero que me acompañes a uno de sus municipios más visitados, Fuencaliente, pero antes te recomendare que hagas una parada en Restaurante Casa Goyo, cerquita del aeropuerto, es uno de los mejores sitios para comer pescado fresco, evidentemente con sus “papas arrugás” y no te olvides de pedir el postre de la casa con piña.

Con energías renovadas, que  nos harán falta, entramos en el municipio de Los Canarios, cuyo principal atractivo esta en los volcanes, este municipio ha sido asolado varias veces por erupciones volcánicas, de hecho, la última erupción volcánica ocurrida en España, fue la del Volcán Teneguia (1971), sus coladas penetraron en el mar ampliando la superficie de la isla en diez kilómetros cuadrados.

Una de las actividades demandadas de esta zona es la ruta de los volcanes, una de las sendas más espectaculares de la isla. El Birigoyo, Nambroque, San Juan, Duraznero, Deseada, San Martín, unas seis horas de caminata en un paisaje imposible de olvidar.

Fuencaliente, como también se le conoce a este municipio debe su nombre a una fuente de aguas termales medicinales conocida como Fuente Santa y que fue sepultada por la lava del volcán de Fuencaliente en 1677.

Las Salinas es otro lugar que no puedes dejar de visitar, un lugar donde el blanco y el negro se funden para dar vida, un lugar creado por la magia de la naturaleza y el esfuerzo del trabajo humano.la-zamora

El barro se funde con la piedra para sujetar las cristalinas aguas del océano Atlántico, para que surjan pequeñas gotas densas de sal. Así se conforma laberintos de piedras, donde se ubican pequeñas montañas de sal.

Para terminar este recorrido por Los Canarios quiero recomendarte una visita, una de las playas más bonitas que yo he visitado, la Zamora, donde hace que te sientas la única persona en el mundo, todo se detiene, solo tú, las rocas y el bramido del mar.

La playa de la Zamora se encuentra entre plataneras, donde encontramos un camino que nos sitúa al borde de un acantilado, aquí el tiempo y la respiración se detienen ante tanta belleza, unas escaleras hechas de piedras volcánicas nos conducen escalón tras escalón hasta una arena negra, que contrastan con el azul intenso de un mar amigo de los Palmeros.

Los Llanos de Aridane

los-llanos-de-aridaneDejando atrás Fuencaliente y cogiendo la carretera del norte quiero que me acompañes a Los Llanos de Aridane, eso sí, con precaución por la carretera, que aunque tiene unas vistas preciosas, no deja de ser una isla con carreteras complicadas.

Si necesitas hacer una paradita te recomiendo el Bodegón Tamanca, ubicado en el interior de una cueva, merece la pena, tanto por la comida como por el lugar.

Cuando vemos por primera vez Los Llanos nos sobrecoge el valle que le da su nombre al municipio y la cantidad de plataneras y aguacates, que junto al turismo son los motores de la Isla.

La Plaza de España y su entorno son el centro de la vida administrativa, lúdica, lugar histórico de obligada visita y centro de reunión y descanso para todos los habitantes y visitantes, donde se encuentran la mayoría de los edificios representativos de esta ciudad. La Plaza está enclavada en el centro neurálgico del municipio.dscn1465

En sus alrededores se encuentran once impresionantes laureles de Indias (Ficus microcarpa) que junto con las palmeras reales fueron traídos desde Cuba por los emigrantes a mediados del siglo XIX para embellecer el paseo de su pueblo natal. Estos laureles se han convertido en un símbolo de la ciudad e inspiración de poetas y viajeros, siendo, sin duda, los más longevos de la isla.

La zona más turística de los Llanos de Aridane la encontramos en Puerto Naos, en la zona del poniente palmero, su playa tiene el galardón de Bandera Azul, por sus aguas cristalinas; Tiene un boulevard que bordea toda la playa natural de arena negra, donde se puede pasear o sentarte en algunos de los bar-terraza a contemplar el mar, la playa o una hermosa puesta de sol al atardecer.

De Tijarafe a San Andrés y Sauces

poris-de-tijarafeAntes de que abandones Los Llanos de Aridane camino de Tijarafe, en el Noroeste de La Palma, hazte una paradita en el “Restaurante Salta si Puedes”, nombre que se le dio porque antiguamente se tenía que saltar una acequia para poder entrar; encontraras Cocina tradicional Canaria, pero te destaco, la Ropa Vieja “pa diez minutos de silencio”.

Llegamos al Mirador del Time, un espectáculo para nuestras retinas, 594 mt de altura desde donde podemos disfrutar de una vista majestuosa de los Llanos e incluso de la Isla del Hierro en días claros.

Siguiendo por un sinuoso trazado donde mandan las curvas, imponen los acantilados e imperan las estrecheces, llegamos a Tijarafe, un municipio donde los Diablos campan a sus anchas a principios de septiembre, eso sí, acompañados de Gigantes y Cabezudos, y donde, no podía ser de otra forma impera el fuego, es la tradicional fiesta del Diablo, declarada bien de interés cultural.

Tijarafe no cuenta con playas ni con accesos fáciles al mar, pero guarda un tesoro en su costa que es el orgullo de sus habitantes, el Poris de Tijarafe, una cueva natural que de ser refugio de piratas, ahora es puertito de pescadores; Merece la pena la bajada de unos 600 metros para encontrarnos con este prodigio de la naturaleza.

Seguimos hacia el Norte, ahora Santo Domingo (Garafia) es el lugar que quiero enseñarte, entre mar y cumbres, los profundos barrancos de Franceses y Izcagua hacen que veas un paisaje irrepetible, quizás una de las zonas más bellas y salvajes de la Isla, donde  agricultura y ganadería, junto con el turismo rural, son el sustento de este municipio, donde también existen leyendas como en muchas partes de la isla.

Cuentan que aquí se daban cita una pareja de enamorados bajo la luz de las estrellas; ella era una bella indígena de Garafía y él de Barlovento. El amor que ambos se procesaban despertó la codicia del mismo fiesta-del-diablodemonio. Se cuenta que el diablo creó este paredón pétreo en una sola noche con la intención de separar a los amantes, pero el valiente mancebo logró superarlo y en su esfuerzo cayó hacia los abismos de La Caldera de Taburiente.

El maligno quiso hacer suya a la triste joven, pero ella le despreció y lanzó su cuerpo al vacío para reunirse con su amado. La obra del diablo fue inútil y en su rabia partió en dos el dique de piedra basáltica que engendró esta trágica historia de amor.

El amplio arco costero del Municipio se halla constantemente castigado por la fuerza del Océano; el mar ha sido el artífice que ha dibujado los espectaculares acantilados de gran belleza paisajística, en parte protegidos bajo la denominación de Reserva Natural de Guelguén.

Desde el mirador del Serradero en el puerto de Santo Domingo, podremos admirar los roques, en donde antaño nidificaban los guinchos o águilas pescadoras; ellos son testigos de los antiguos límites terrestres.

El mundo botánico es otro de los atractivos de estas cotas bajas; robustos tabaibales se hacen fuertes ante el incesante viento que en otros tiempos movían los antiguos molinos con aspas de madera y hoy impulsan los aerogeneradores del parque eólico de Juan Adalid.

De Garafia nos dirigimos a Barlovento, tenemos que cruzar toda la zona norte de la Isla, eso sí, te prevengo, los paisajes hacen daño de tanta belleza, la carretera es “como una cuerda en un bolsillo”, tener paciencia y disfrutar del trayecto.

A pocos kilómetros de nuestro destino, nos encontramos con el mirador de La Tosca, te lo menciono para que te detengas  a contemplar las vistas sobre la comarca norte de la Isla, de profundos barrancos y estrechos lomos que se precipitan sobre las acantiladas costas.
Los caseríos de Gallegos, La Palmita, Topaciegas y La Tosca visten un paisaje donde se respira tradición y se siente el aislamiento que el propio relieve ha marcado.
Al pie del mirador envejece un bosquete de dragos junto a casas de piedra seca. Su sabia fue codiciada en la antigüedad por sus propiedades terapéuticas y su copa verde era aprovechada como alimento del ganado y en labores de artesanía. La envergadura de estos emblemáticos vegetales despierta la admiración de los visitantes que se asoman a este pintoresco lugar.

El núcleo urbano de Barlovento es muy pequeño y sus gentes han tenido que adaptarse a las dificultades del terreno y a las inclemencias del tiempo. Los cultivos de caña de azúcar, viña y cereal eran su principal actividad, pero a consecuencia de consecutivos periodos de sequia, mucha familias tuvieron que emigrar a Cuba y Venezuela, la población disminuyo, pero el carácter emprendedor de estas gentes hizo que a su vuelta invirtieran sus fortunas en la adquisición de tierras que estaba en manos de una minoría terrateniente.

Uno de los lugares que no debes de perderte es la costa de Barlovento, concretamente el Faro y las Piscinas de La Fajana, un lugar espectacular con grandes acantilados de más de 200 metros; si el mar está  tranquilo puedes disfrutar de un baño, si esta bravo el espectáculo lo tienes servido.

La Laguna de Barlovento, otro lugar para que visites; El terreno arcilloso de un milenario cráter volcánico se encharcaba en los lluviosos inviernos formando lagunas naturales, dándole nombre al lugar.

Aquí encontraras una zona provista de todo lo necesario para que pases un día fantástico; merenderos, mesas, fogones, servicios, parque infantil… incluso zona de acampada, y una cosita más, no te olvides de darle de comer a los patos, cuando te ven con un trocito de pan te rodearan decenas de ellos.

Cuando llegamos a San Andrés y Sauces, sinceramente, no sabría por dónde empezar, si tuviera que describirlo con una sola palabra, elegiría AGUA, con mayúscula.

Antiguamente eran dos pueblos separados, pero tras la crisis de la caña de azúcar se unieron. Aun se cultiva y da lugar a la única destilería de la zona, donde se produce el Ron Aldea.

Los pobladores de la isla palmera han ido forjando, a través de los siglos, una particular cultura vinculada al agua.Cuando los campos padecían las sequías y las fuentes no manaban, los antiguos pobladores ritualizaban y ofrecían a los dioses sus piedras grabadas en petición de fertilidad y abundancia.

Más de 150 galerías han sido excavadas a golpe de mazo; el “cabuquero” introducía en las rocas las cargas de pólvora, tras la explosión se retiraban los escombros con carretillas. En una tarea compartida se hurgaba en las entrañas de la tierra anhelando encontrar un importante alumbramiento de agua.

Los Tilos es un lugar especial, joya natural declarada por la UNESCO en 1983, Reserva de La Biosfera, podríamos encontrarnos con “Elfos o Nomos” en cualquier recodo, es hacer un viaje a la era terciaria, helechos gigantescos, laureles, tiles, palos blancos, barbusanos, viñátigos, proliferan favorecidos por las condiciones climáticas. La constante presencia del agua en minaderos y manantiales delata el importante acuífero que fluye en el interior de esta espectacular orografía.

Mi consejo: Entrar en el parque a primera hora, buen calzado, mochila con comida y, sobretodo, que nunca se te haga de noche.

La siguiente parada a la que te quiero conducir mantiene el agua como protagonista, los Nacientes de Marcos y Cordero, te recomiendo algo de ropa en la mochila, un chubasquero, una linterna, y si quieres, un casco para evitar algún coscorrón; Lo mejor para hacer esta ruta es alquilar un 4×4 que te suba hasta la casa del bosque, una vez allí, tenemos unos 3,8 Km de recorrido con un paisaje que perdurara en tu recuerdo el resto de tu vida.

El silencio se ve roto por los cantos de las aves y el sonido cantarín de las frescas aguas que discurren por el canal. Atravesaremos los estrechos túneles que se excavaron para llegar a los nacientes donde mana abundantemente el líquido elemento canalizado desde primeros de siglo; en la antigüedad corría libremente por el barranco hasta perderse en al mar. El verdor vegetal tapiza las escarpadas paredes que encierran este espectacular paraíso palmero.

Son unos trece túneles que recorreremos con ayuda de nuestras linternas hasta llegar al primer naciente, el de Marcos, el ultimo túnel es el más divertido, aquí el chubasquero es recomendable.

Bien puedes decir que estas en el corazón de la Isla, agua cayendo por todas partes hacen que no sepas donde mirar. Después de una pendiente llegamos al naciente de Cordero, solo queda deleitarse ante tanta majestuosidad y regresar por donde vinimos, aunque los más aventureros pueden seguir ruta y llegar a los Tilos, lo único que tienes que valorar es lo que te quede de luz, son ocho kilómetros de bajada, con un descenso de unos 900 metros.

Recordarte que los Nacientes son los manantiales de agua más importante de la Isla y estoy seguro que volverás a recorrer estos canales en alguna otra ocasión.

El Roque de los Muchachos

El Roque de los Muchachos se encuentra en la zona norte del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, en el municipio de Garafia. Con sus 2.426 metros de altitud, es el punto más alto de la isla de La Palma, por encima de las nubes.

Para llegar tienes dos opciones. La primera y más lógica es por el desvío de Mirca, al norte de Santa Cruz de La Palma y la segunda es ir por la carretera que va desde Garafía, muy sinuosa y con curvas incluso más peligrosas que la otra carretera.

El nombre de Roque de los Muchachos proviene de la forma del mismo, pues son una serie de pequeños roques de unos 3 metros de altura, que se asemejan a un grupo de muchachos.

Este lugar es  único por sus condiciones atmosféricas, fue elegido para albergar el Instituto Astrofísico de Canarias, uno de los mayores del mundo. La ubicación geográfica, en medio del Atlántico, y el peculiar clima provocan la formación de nubes entre los 1000 y 2000 m de altura, que hacen de espejo e impiden que la contaminación luminosa de las poblaciones de la costa dificulte la observación de las estrellas. Allí se realizan investigaciones que permiten conocer el universo, con una batería de 15 telescopios.

La Palma cuenta con una ley de protección del cielo que regula la iluminación pública para evitar la contaminación lumínica. La Unesco estudia la posibilidad de declarar los cielos de la Isla como Patrimonio de la Humanidad.

Las vistas desde el Roque son espectaculares; Desde esta altura se puede ver casi toda la Isla, de Norte a Sur en días claros, cuando hay nubes se ve un autentico mar de algodón iluminado por el sol, creerás que te encuentras en otro mundo, sencillamente, sobrecoge tanta belleza.

Si quieres llevar tu experiencia al máximo, prepara la subida al Roque para pasar la noche; contemplar este cielo sembrado de estrella, será inolvidable, ver de vez en cuando alguna fugaz rasgar el cielo, te dejara sin palabras, como también contemplar el amanecer, seguro será una de las experiencias imborrables de tu memoria.

La Caldera de Taburiente

Para terminar esta ruta por la Isla de La Palma, he dejado para el final lo más preciado, el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, un gigantesco cráter de unos 8 kilómetros de diámetro. Lo mejor para esta ruta es acercarse al centro de visitantes situado poco antes de llegar al municipio del Paso, bajando de la cumbre; Aquí podemos informarnos de todo lo relacionado con el Parque.

Tenemos tres formas de adentrarnos en la Caldera, por el Barranco de las Angustias, por aquí nos encontramos con un desnivel conocido por el Reventón, os aseguro que hace honor a su nombre, otra es la pista forestal de los Brecitos, es la más habitual, o por el sendero de la Cumbrecita, esta es la menos utilizada por su dificultad.

Una de las excursiones que más te gustara será visitar la Cascada de Colores; Un muro semicircular en la que mueren las paredes del barranco con vivos colores verde, rojo, amarillo y ocre de donde emanan diferentes fuentes de agua.

De la roca un manantial natural de agua limpia rompe contra un saliente y esparce su frescor, mientras que desde la superficie de la pared una gran cortina de agua cálida lo contra resta. Es asombroso y es fantástico, porque no lo olvides, estás en las entrañas de un volcán.

En general, la Caldera de Taburiente es tan rica en flora y fauna, que se hace difícil seleccionar cuales no citar. Viven en ella Murciélagos como el de Madeira y el Orejudo canario y aves como el Aguililla y el temible Cernícalo que surcan los aires en busca de sus presas introducidas, tales como los conejos, las ratas negras o el ratón de campo. Cuando se retira el sol, patrullan desde las ramas el Búho chico y la Lechuza común. Y al alba de nuevo despiertan las Currucas, Mosquiteros, Petirrojos y Reyezuelos.
Por entre las rocas y buscando los rayos del sol deambula el Lagarto tizón y las Salamanquesas (Perenquenes) y entre las atrayentes flores de las plantas vasculares vuelan insectos, como la Abeja endémica de La Palma, o mariposas amarillo – anaranjadas, como la Gonopteryx.

Gastronomía

Antes de terminar quiero hacer mención al resultado gastronómico de la fusión de culturas de la Isla, castellana, portuguesa, americana (resultado de la emigración), y sobre todo la aborigen.

Hay productos que definen La Palma, como son:

El gofio es un tipo de harina que se usa en diferentes platos y postres. Su valor nutritivo es alto y no suele faltar en la leche de los niños palmeros.

Las  papas. La forma más famosa de prepararlas son las  papas arrugadás que acompañan a la carne a la brasa y al pescado frito, se hacen a fuego normal con agua y sal, y con piel

Los mojos. La Palma es conocida por sus mojos, salsa picona de pimienta roja seca o verde, es uno de los elementos fundamentales de la gastronomía palmera y canaria. Sus variedades son el mojo rojo y el mojo verde. Sus ingredientes son pimienta roja picona seca para los mojos rojos y pimienta verde para los mojos verdes; además, en ambas clases, de buen aceite, vinagre, ajos, sal y cominos. Normalmente, los mojos rojos se destinan a las carnes y los verdes al pescado.

El ñame.  Este tubérculo crece en zonas donde hay mucha humedad como en el municipio de San Andrés y Sauces.

Su uso más extendido es como verdura fresca en los potajes, aunque también aparece guisado, como acompañamiento de pescado salado, sazonado con aceite y vinagre o mojo, y como postre, con miel de caña.

Quesos. Los quesos de La Palma se elaboran artesanal y exclusivamente con leche entera de cabra: su sabor es agradable, suave y mantecoso. La versión más curada del queso palmero sirve para elaborar uno de los platos más sencillos y sugerentes de la gastronomía de la isla, queso con mojo, consistente en pasar por la plancha el queso en forma de lascas, o ponerlo a la brasa, durante el tiempo suficiente para que se dore su pasta, sirviéndolo bañado en mojo palmero, rojo si se prepara a la plancha, y verde si se hace a la brasa.

El pescado.  Evidentemente el pescado es otro de los alimentos que  abundan en la isla gracias a la riqueza de las aguas que bañan nuestro archipiélago. Se suele consumir  como plato único, preparándose de diferente manera dependiendo del tipo de pescado que sea, así por ejemplo, se fríen  las cabrillas, pargos, palometas, alfonsiños, samas y salemas; se guisan meros y viejas; y, a la plancha, se preparan la mayoría de túnidos (bonito y albacora). Como aperitivos del mar se sirven lapas, camarones, güeldes y morenas. En salazón de pescado -pescado salado- se utiliza por lo general el cherne acompañado de polines (plátanos verdosos guisados) o batatas  la cual es otro de los tubérculos más  demandado dentro de la gastronomía  palmera.

Repostería. La más conocida golosina palmera es la rapadura. Tiene forma cónica y sus ingredientes principales son la miel de caña, gofio, azúcar, almendra, canela y limón. los almendrados, pequeñas tortitas de pasta de almendra con azúcar y huevo cocidas al horno; el bienmesabe, elaborado con huevos, en la mayoría de los casos bizcocho, almendras tostadas molidas, azúcar y ralladura de limón; los marquesotes, bizcochos de harina de trigo, huevos y azúcar, cortados en forma de rombos, ensopados unos con almíbar melado y otros cubiertos con claras a punto de nieve; el pan de leche, con harina y leche cuajada, azúcar, huevos, canela, ralladura de limón y un chorrito de vino; y el queso de almendra, con huevos, ralladura de limón y canela, además de almendras.

Entre los postres caseros que podemos degustar en los restaurantes palmeros están  el bienmesabe, la  tarta de limón,  príncipe Alberto (chocolate, almendras y bizcocho), así como flanes o quesillos.

El vino. Como no podía ser de otra forma, el vino de La Palma es especial protagonista de la gastronomía de la Isla, desde 1994 cuenta con Denominación de Origen Vinos de La Palma, los viñedos se encuentran en laderas con pendientes pronunciadas, entre los 200 y 1400 m. de altitud, en las que se han construido paredes de piedra seca.

En la actualidad, todavía se conserva y se comercializa  el malvasía blanco seco, elaborado con uvas malvasía, de color amarillo ambarino, recomendado para aperitivos y postres, y el malvasía dulce, vino por excelencia de postres que se consigue con uvas de Los Llanos Negros de Fuencaliente y necesita madurez, sol cálido y cierta humedad. Además del malvasía, se cultivan  otras variedades de uva como  son: la  negramoll, sabro, listán, bujariego, moscatel, almuñeco, albillo, verdello y gual, así como otras de menor producción.

La cocina Palmera tiene su historia, la cual solamente disfrutándola y saboreándola, podremos conocerla. Pero para ello, debemos de presentar estos platos, acompañados de un buen bordado palmero como manda la tradición ya que como todos sabemos, la comida nos entra primero por los ojos, y no hay mejor manera de disfrutarla que viendo una obra de arte sobre otra.

Mariano Villaraco