La ley del topeLa primera de todas es la Ley del Tope, una ley que para mí, y después de estos años desarrollando equipos y con personas que quieren liderar, la encuentro básica. ¿Por qué?, porque la capacidad del líder es el tope del crecimiento de su equipo, ni más ni menos. De ahí que un líder tiene que desarrollar habilidades que potencien el crecimiento del equipo y no lo limiten, porqué como dice Maxwell “mientras mayor sea el numero de leyes que aprendamos mejores lideres seremos”.

La capacidad de liderazgo es el tope que determina el nivel de eficacia de una persona. Cuanto menor es la capacidad de dirigir de un individuo, mas bajo es el tope de sus posibilidades. Cuanto más alto es su poder de liderazgo, mayor es su eficacia.

Existe un ejemplo  en la historia sobre lo que esta ley puede significar en el desarrollo de un proyecto, un caso que todos identificamos rápidamente.

En 1930, dos hermanos tras terminar sus estudios marcharon a Hollywood para desarrollar su espíritu empresarial en el mundo de la escena y el cine, pero a pesar de cuatro años de intenso trabajo, no pudieron mantener el teatro que tenían rentado.

Lejos de darse por vencidos idearon otro proyecto que si les funciono, abrieron un pequeño  restaurante “autoservicio” que en aquella época estaba muy de moda como modelo de negocio, siendo un fenómeno social en los años treinta. Los clientes no entraban en el comedor sino que conducían sus automóviles hasta un estacionamiento al lado del restaurante, ordenaban su pedido y el camarero les acercaba su bandeja sin salir del coche.

Fue un autentico éxito, tal es así, que en 1940 decidieron expandirse y abrieron otro restaurante a 80 kilómetros del primero, pero con instalaciones mas grandes, aumentaron el menú y el negocio floreció.

Las venta anuales alcanzaron los doscientos mil dólares y cada hermano recibía una ganancia de cincuenta mil dólares al año. En 1948 intuyendo que los tiempos estaban cambiando modificaron su negocio. Eliminaron el servicio en los coches y comenzaron a servir al cliente en el interior del local.

También aumentaron la eficiencia del proceso de servicio, redujeron el menú y se concentraron en vender hamburguesas. Crearon el sistema de servicio rápido, la cocina se convirtió en una cadena de montaje. Su meta era servir al cliente antes de treinta segundos, y triunfaron. A mediados de los años cincuenta el ingreso anual llego a los trescientos cincuenta mil dólares, repartiéndose entre los hermanos cien mil dólares anuales.

Pero aquí está la ley del tope ¿Quiénes eran estos hermanos?, Dick y Maurice McDonald, parece que el resto es ya sabido, pero no. Los McDonald no llegaron más lejos porque su débil liderazgo puso un tope a su capacidad de triunfo. Su genialidad consistía en su capacidad en el servicio al cliente y la organización en la cocina. Esto les dio la idea de lanzar al mercado el concepto McDonald, pero el esfuerzo resulto un gran fracaso, carecían del liderazgo necesario para aplicar la idea de manera eficaz, los hermanos McDonald se hallaban exactamente contra la ley del tope.

En 1954 apareció en escena un gran líder, Ray Kroc, enseguida que vio el negocio, capto su potencial y tuvo la visión de expandir en toda la nación. Un año después creo McDonald System Inc, lo que luego sería McDonald’s Corporation. Compro inmediatamente los derechos a una franquicia para usarla como modelo y prototipo para vender otras. Formo un equipo que impulso a McDonald’s en una entidad nacional. Recluto y empleo a los más hábiles que pudo encontrar, y cuando su equipo creció, sus asociados reclutaron a otras personas con capacidad de liderazgo. En 1961 compro los derechos a los hermanos McDonald por 2.7 millones y convirtió la compañía en una entidad mundial.

El tope  de Ray Kroc, tanto en la vida como en su liderazgo era mucho más alto que el de los hermanos Dick y Maurice. Entre 1955 y 1959 abrieron 100 restaurantes, cuatro años después había ya 500 y en 2014 atienden aproximadamente a 58 millones de clientes al día en sus 33. 000 establecimientos repartidos por 119 países alrededor del mundo. La cadena emplea a 1,7 millones de personas.

El éxito está al alcance de casi todo el mundo, pero el éxito personal sin capacidad de liderazgo produce una eficacia limitada. Cuanto más alto desee escalar, más necesitara el liderazgo, cuanto más alto sea el impacto que quiera causar, mayor influencia necesitara.

La capacidad de liderazgo es el tope de la eficacia personal y de la organización. Si el liderazgo es fuerte, el tope es alto, pero si no lo es, La organización es limitada. Por eso cuando las organizaciones pasan por dificultades buscan un nuevo liderazgo. ¿Qué pasa cuando un equipo de futbol atraviesa una mala racha?, no cambian el equipo, cambian al entrenador.

Tenemos otro ejemplo clarísimo con Apple, Steve Wozniak era el cerebro detrás del ordenador, su tope era bajo, pero no era el caso de su socio Steve Jobs, su tope era tan alto que llevo a Apple a una organización de categoría mundial, dándole un valor de nueve cifras.

Ese es el impacto de la ley del tope, por lo tanto, para alcanzar el nivel más alto hay que elevar el tope.

Mariano Villaraco.